Si sos de las personas que esperan el tiempo de estar en casa para sacarse los zapatos ni bien ingresan, o adoran sentir la tierra, el pasto, el agua, la arena entre sus pies, en esta nota te contamos a qué se debe.

Las plantas de los pies tienen muchísimas terminaciones nerviosas, el pie es el vínculo esencial entre la persona y la madre tierra.

Al estar descalzos se produce una natural y automática conexión con la base, con la esencia y nos sentimos bien de inmediato. La unión que se establece entre el ser humano y la naturaleza es instantánea.

De esta manera absorbemos energía de la tierra, del pasto, de la arena, o de lo que sea que estemos pisando. El estar descalzos en la casa también es sinónimo de libertad, de estar cómodos, de búsqueda de conexión con lo esencial y con nosotros mismos.

Cuando pisas estás liberando energía y, entregándole a la tierra tus desequilibrios, miedos, patrones negativos, y ella hará el trabajo de transmutarla. Te llenarás de energía, alegría, armonía, paz y bienestar.

De este modo el chakra raíz (base) se equilibra y mejora el estado de ánimo inmediatamente.

Intenta, de lo posible algunos minutos al día, caminar descalzo por la naturaleza, y notarás beneficios sumamente positivos.

Nuestra plataforma de educación a distancia tiene cursos para que puedas aplicar en tu vida diaria de manera sencilla, guiadas por profesores de todas partes del mundo que acercan su conocimiento de manera simple. Brindándote herramientas que puedas utilizar cuando vos quieras.

¡Es un proyecto lleno de alegría y estamos muy felices trabajando en el!.